Historia

Historia



       Nora, delicia elemental nace de una profunda historia de amor. De esas que te dan vuelta el mundo y que son capaces de girar en 360 grados la vida de otra persona. Esa que te mueve, te impulsa y te complementa. Esa que ve en el otro todo lo que ni el mismo es capaz de ver, esa que potencia y hace que un sueño, se convierta en una realidad únicamente estando juntos. Tan cursi, pero ¡tan cierto!        

   Soy Caro, la pastelera al mando… pero nada de lo que hago sería posible sin mi complemento, el que se encarga de toda la logística de este mundo rosa y el que permite que mis creaciones no se queden solo en mi cocina y puedan llegar hasta sus casas, el encargado de que administrativamente todo funcione por aquí. Me refiero a Hugo, mi compañero de aventuras. Primero formamos nuestra familia con nuestros preciosos hijos y ahora, sumamos Nora al clan elemental. 

     Amo la cocina desde muy pequeña. Viví con mi abuela parte de mi infancia y la veía cocinar todo el día con alegría y dedicación, como si fuera su mayor pasión en la vida y ¿cómo no? Si lo que más la hacía feliz era entregarnos su amor a través de cada una de sus preparaciones. Me encantaba sentir ese rico aroma durante horas y que me dejara cocinar con ella era un privilegio máximo. 

      Al pasar los años, me di cuenta que no era sólo con mi abuela que tenía esa sensación. Vivir con mis padres me generaba la misma satisfacción en la cocina que cuando era más pequeña – y es que en la familia de mi padre hay también precedentes culinarios- Los dos amábamos la cocina, cocinábamos juntos todos los fines de semana y disfrutábamos muchísimo y entendí que siempre asocié olores con momentos, esos tan bonitos que había tenido a lo largo de mi vida.

      Por cosas del destino terminé estudiando una carrera que no podía estar más alejada del mundo gastronómico. Era buena, sí, pero nunca encontré ahí mi esencia. Claro, no lo supe sino hasta que Hugo me dio el impulso y me motivó a estudiar lo que realmente me apasionaba y me hacía feliz: Gastronomía Internacional, la base de mi especialización en lo que me apasiona todavía más: la Pastelería.

     Hugo siempre ha sido muy entusiasta. Ama los negocios tanto como la tecnología y por supuesto, me ama a mí –así que era buena idea juntar a todos sus amores. Es un emprendedor nato y siempre habíamos tenido proyectos por separado, pero decidimos por primera vez emprender algo en conjunto. Lo recuerdo perfecto. Fue una noche conversando sobre un tipo de pastelería europea que dijimos ¿Por qué no hacer esto en Chile? Y fue así que emprendimos este camino y en honor a la madre de mi abuela, una comerciante muy sofisticada y elegante, decidimos poner su nombre a este emprendimiento, NORA.

¡Te invito a conocer quiénes somos!   También a deleitarte y a conocer la historia que hay detrás de cada preparación en nuestra carta de delicias